Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Exposición.La Algodonera de Gijón.

Del al
El evento tendrá lugar todos los días Del 17 de Julio al 25 de Agosto de 2019
La Algodonera
CMI El Llano. Sala de exposiciones y audiovisuales. Del 17 de julio al 25 de agosto.
La historia más reciente del concejo de Gijón y sus gentes están íntimamente ligadas a la industria. Una industria que empezó a tomar peso en los albores del siglo XIX. Si bien, los primeros testimonios los hallamos en el último tercio del siglo XVIII, en el arrabal de La Rueda, actual barrio del Carmen, cuyos habitantes se dedicaban a actividades manufactureras y comerciales.

El carácter portuario de Gijón y la temprana construcción del ferrocarril convirtieron a nuestra ciudad en un referente dentro del panorama nacional. Hacia 1900 Gijón tenía aproximadamente unos 50.000 habitantes, que al calor del impulso industrializador se quintuplica. Por esos años, la ciudad contaba con unas 150 instalaciones fabriles.

Siluetas humeantes de altas torres de ladrillo, perfiles de gigantescas grúas recortadas en el cielo, olores cuasi infernales salidos de casas humildes, caminos como auténticos lodazales,…era el paisaje que envolvía a buena parte de la población obrera, que vivía hacinada en ciudadelas u otro tipo de infraviviendas. Las primeras industrias de cierta entidad se ubicaron en la zona del paseo de Begoña para, poco a poco, ir desplazándose hacia el interior y occidente de la ciudad, arrastradas por el aumento del valor del suelo en el centro urbano y la proximidad de las vías férreas y del puerto.

Nuestro barrio, El Llano, no fue ajeno a este fenómeno industrializador, donde estuvieron instaladas: La Electra, que daba suministro de electricidad al tranvía, entre otros; Talleres Orueta, dedicada, sobre todo, a la fabricación de forjas y vagones de tren; Condal y Visnú que hacían jabones y productos de belleza; o las afamadas La Primitiva Indiana y La Suiza, de la que salían exquisitos chocolates y bombones.

En las parroquias de Veriña y Jove, así como, en los barrios del Natahoyo, El Cerillero y La Calzada se asentaron también buen número de las industrias, entre las que caben citar: la Azucarera de Veriña, que fue la primera industria dedicada a la obtención de azúcar de remolacha; la Estrella de Gijón, que elaboraba cervezas además de bebidas gaseosas y hielo artificial; Talleres Moreda, que producía transformados metálicos; Cifuentes, Stoldtz y Cía. que se dedicaba a la construcción y reparación de buques; la Compañía Gijonesa de Maderas C. Bertrand o las fábricas: Bohemia Española y La Asturiana, que producían vidrio artístico y loza, respectivamente …o La Algodonera de Gijón, todas ellas, a día de hoy, desaparecidas.


Con esta exposición se recupera una parte de la memoria industrial del barrio de La Calzada y por ende de nuestra ciudad. La fábrica textil La Algodonera se fundó en el año 1899 por parte de un grupo de empresarios catalanes, cesando su producción en el año 1967. Tal como sucedía en la Fábrica de Tabacos y en Camisas Ike, su plantilla estaba compuesta, casi en su totalidad, por mujeres y niñas, convirtiéndose por ello en un referente más del trabajo femenino en nuestra ciudad. En esta factoría se elaboraban: hilados, tejidos finos, percales, blanqueo, aprestos y también mahones, que por su calidad y presentación gozaban del gran prestigio, sobremanera sus finísimas sábanas en blanco. Así, en la publicidad de la época se decía: «Duran la vida entera, las sábanas de La Algodonera».


Enlace a la exposición en la web municipal.


Organiza: Amigos de La Calzada XIV / Grupo RECAL / FMCE y UP.


Organizador FMCE y UP